¿Por qué debería tratarme con un especialista en cáncer?

 

Si tengo un problema que resolver y necesito ayuda, simplemente busco al experto en resolver ese problema y listo, ¿cierto?

Suena muy sencillo, pero desafortunadamente en la oncología no siempre resulta así de fácil y la realidad es que muchos pacientes con cáncer inician su abordaje diagnóstico, incluso muchas veces su tratamiento, en manos de médicos que no son especialistas en oncología.

Cuando cualquier persona sabe que tiene la probabilidad de tener cáncer, una de las primeras preguntas que surgen es ¿como asegurarse de tener el mejor cuidado médico posible?

Así, escoger el lugar y el médico que te trate desde un inicio será una de las decisiones más importantes que se deban tomar. Dependiendo del tipo de tumor y el tratamiento que se requiera, deberías buscar la atención de un Oncólogo (especialista en cáncer), existen tres especialistas principales:

  • Cirujano Oncólogo: cursó una especialidad en cirugía general y después una sub-especialidad en cirugía oncológica. Su entrenamiento esta enfocado en procedimientos quirúrgicos complejos para pacientes con cáncer, pero también tiene conocimientos de tratamientos no quirúrgicos y tiene capacidad de integrar a otros especialistas como un equipo multi-discplinario.
  • Oncólogo Médico: se debe realizar una especialidad en medicina interna y posteriormente la sub-especialidad en oncología médica. Se dedica al tratamiento con quimioterapia, inmunoterapia y terapias blanco. Tiene participación en casos tempranos y avanzados.
  • Radio-Oncólogo:  es el experto en el tratamiento con diferentes modalidades de radioterapia (teleterapia, radioterapia estereotáxica, radioterapia de intensidad modulada) Es una parte muy importante del equipo multi-disciplinario.

En otras oportunidades hemos comentado que el tratamiento multi-disciplinario es el que mejores resultados ofrece, por eso, durante el curso de tu tratamiento lo más probable es que veas a más de uno de los especialistas anteriormente mencionados (entre otros), pero el elegir un buen Oncólogo de cabecera te asegurará que el resto de los especialistas en su equipo también lo sean.

La participación de un equipo de varios especialistas en cáncer es fundamental para la curación y paliación de la mayoría de los pacientes con esta enfermedad, sin importar el país o el estrato socio-económico al que pertenezca todos deberían tener acceso al mejor cuidado disponible.

Desafortunadamente el acceso al cuidado oncológico de calidad no es el ideal en todo el mundo. Para darnos una idea, se calcula que en 2015 se presentaron 15.2 millones de casos de cáncer en el mundo, de los cuales el 80% serían candidatos a una cirugía. Más aún, para 2030 se calcula que el número de procedimientos de cirugía oncológica que se necesitarán será de aproximadamente 45 millones en un solo año.

 
A pesar de estos números, la realidad es que menos del 25% de pacientes con cáncer a nivel mundial reciben una cirugía a tiempo, segura y realizada por un experto.

Existen muchas razones para tal disparidad y se trata de un problema bastante complejo, pero una manera en la que podemos propiciar un cambio es con información.

 
Un paciente bien informado puede demandar ser atendido por especialistas en su problema específico de salud.

 

¿Como escoger a tu médico? 

Lo primero es saber que tipo de cáncer se te ha diagnosticado (o se sospecha) para así saber que profesional sería el más recomendado. Antes de empezar a buscar nombres, deberías tener en mente que cualidades buscar en un especialista en cáncer. Estas cualidades las puedes obtener mediante algunas preguntas clave que debes hacerle a tu médico (o a ti mismo) antes de tomar una decisión:

  • ¿Es especialista en oncología?: Existen muchos estudios que demuestran que el ser tratado por un experto en cáncer desde un inicio mejora las posibilidades de éxito del tratamiento. Por el contrario, un mal abordaje diagnóstico, o una mala cirugía, pueden complicar el curso de la enfermedad, ya sea modificándola o retrasando el tratamiento óptimo.
  • ¿Esta Certificado por el Consejo de su Especialidad?: para obtener la certificación inicial los médicos deben aprobar una serie de evaluaciones que demuestran que tiene la capacidad para ejercer su especialidad. Para mantener esa certificación se debe tener una preparación académica constante que haga que el médico tenga sus conocimientos constantemente actualizados.
  • ¿Tiene alguna sub-especialidad?: Muchos oncólogos nos especializamos solo en ciertos tumores o en áreas específicas del cuerpo, esto asegura tener gran familiaridad con la anatomía y saber lidiar con las eventualidades que pudieran surgir durante el tratamiento, esto además nos asegura recibir un mayor número de casos de algún tipo de cáncer en particular.
  • ¿Cuántos pacientes con un cáncer similar al mío ha tratado?: La experiencia es muy importante a la hora de elegir un médico, pero esta experiencia no depende solo del número de años en la práctica. Sabemos que es mucho más importante el número de casos de un cáncer en particular que se tratan por año y esto es especialmente cierto cuando se trata de tumores raros o en regiones anatómicas complejas.

¿Cómo elegir un buen hospital?

Hay pacientes que buscan primero un hospital y luego encuentran a un oncólogo que trabaje en ese hospital. Si este es el caso, es importante entonces buscar un hospital que tenga personal con experiencia en tratar a pacientes con cáncer. Idealmente localiza un hospital de oncología, o bien uno que cuente con un centro de cáncer dentro de sus instalaciones.

Elegir un hospital bajo esta premisa tiene las siguientes ventajas teóricas:

  • Tener a su disposición todos los servicios que pudiera requerir durante su diagnóstico y tratamiento. Como ejemplo, no en todos los hospitales se pueden realizar estudios de medicina nuclear (como un PET CT) y no todos los hospitales cuentan con un equipo de radioterapia.
  • Personal médico con más experiencia en su tipo de cáncer, especialmente si su caso es considerado raro o complejo. Nuevamente, a mayor volumen de casos tratados en un hospital existe una mayor probabilidad de recibir el mejor tratamiento disponible, y este beneficio supera incluso el hecho de tener que viajar a una ciudad más grande para tratarse.
  • Personal para-médico especialmente entrenado para el cuidado de los pacientes con cáncer. No todos los pacientes son iguales, y el paciente con cáncer tiene necesidades especiales. Contar, por ejemplo, con enfermeras especializadas y sensibilizadas para tratar estos casos, lo hará sentir mas seguro y confortable.
  • Posibilidad de ingresar a un ensayo clínico. Contrario a lo que pudiera pensarse, el participar en un estudio clínico no necesariamente significa la última opción y de hecho puede ser una manera de tener acceso a los mejores tratamientos disponibles. Todo lo que consideramos como el estándar de tratamiento ahora, fue primero probado dentro del contexto de un ensayo clínico.

¿Qué hay de las segundas opiniones?

Aún cuando pareciera que has encontrado el médico ideal, es muy recomendable obtener la opinión de otro experto. Esto es especialmente útil cuando se tiene dudas acerca del tratamiento propuesto. Así por ejemplo, si se te ha propuesto cirugía, podría buscar la opinión de un oncólogo médico o un radio-oncólogo y viceversa.

 
No olvides que cuanto mayor sea la información con la que cuentes, mejor será la decisión que tomes.

 

Reflexión final 

Rara vez un paciente con un tumor acude de manera inicial a un oncólogo pues muchas de las manifestaciones de este padecimiento son similares a las de otras enfermedades. En la vida real estos enfermos son vistos por diferentes médicos en un principio (cosa que no esta mal de ninguna manera), sin embargo ante la mínima sospecha de cáncer se debe obtener la opinión del oncólogo lo más pronto posible. Esto evita demoras en el diagnóstico y el inicio del tratamiento, lo que finalmente mejorará su pronóstico.

En este contexto, y con la finalidad de tener el mejor tratamiento, la pregunta más importante que un paciente en estas circunstancias debería hacerle a su médico de primer contacto sería:

Si usted o alguien de su familia estuvieran en mi lugar…
¿Lo trataría usted o acudiría con algún otro especialista?

Fuentes y más información:

Instituto Nacional de Cancer de Estados Unidos

American Cancer Society

Consejo Mexicano de Oncología